LUNA Y LA BRUJA

Decidió visitar a la bruja. Era una tarde otoñal en la Ciudad Perdida. Los rayos de sol asomaban entre las hojas de los árboles y Luna, bañada en lágrimas, apresuró su paso envuelta en un abrigo de lana granate y un gorro blanco de terciopelo rumbo a su inquietante destino. Le hablaron de aquella extraña mujer que vivía en una casa apartada de la ciudad, hecha de barro. Rodeada de gatos y alguna serpiente. Que comía raíces de los árboles y bebía extrañas pociones con las que conseguía convertirse en animal … Sigue leyendo LUNA Y LA BRUJA

Anuncios