PALABRA QUE ARDE

Imagen: Pinterest
Imagen: Pinterest

Esa mirada que acecha

es deseo crepitante

sobre las brasas prendidas

de la palabra que arde.

Aquella que me condena

y amenaza con matarme.

Aquella, la impronunciable,

por dolorosa y salvaje.

Me impulsa a perder la vida

por el placer de besarte.

Tu boca es un cruel ardid

que eriza mis consonantes.

Fuego que escupe ceguera

y enmaraña las vocales.

Yo te escribo con ceniza

por soñarme prisionera.

Es amor, amor, amor...

Con todas las letras.

© Nuria Caparrós Mallart

Pilar Plaza – Día mundial de la poesía

Stonberg Editorial

Un poema del libro El hueso pensativo de Pilar Plaza para celebrar el Día mundial de la Poesía. Feliz descubrimiento. Muchas gracias, Pilar, por escribir poesia!!

EXCESO

Me sobran muchas cosas:
para empezar, sombreros,
sólo me queda una cabeza
y humillada.
Venía pensando en ello
todo el camino desde el parque
y ahora, con un abrigo de entretiempo
(¡qué derroche!) sobre los hombros
lo anoto en mi cuaderno.

Al tiempo, me doy cuenta
de que tengo demasiados cuadernos
cariacontecidos,
a medio inaugurar,
con las fauces abiertas,
me sobran unos cuantos,
y pulseras también,
basta una en cada muñeca
unidas por la grácil cadena,
que identifica mis peores momentos
consentidos.

Abro el armario, tengo
demasiados vestidos y un solo cuerpo, desmedrado,
y zapatos, tantos, tantos…
cuando vago descalza
por todos mis paisajes memorables.
También me sobran horas;
las que paso de cara a la pared,
si no me miras.

Hueso pensativo3

Pilar…

Ver la entrada original 58 palabras más

Siempre hay…

86f2210651824e6fd7be4fd064e929b9

Hay un cielo que se abre,

y unos ojos que se apagan,

una historia que comienza

y un amor en cada alma.

Hay un beso que no diste

en un abrazo que escapa.

Un libro en la cabecera

y una lágrima en la almohada.

Hay un pasado dormido

en las huellas de la arena,

hay un presente escondido

entre los niños que juegan.

Hay mil mundos que se escriben

aunque el adiós huela a olvido,

y hay un mensaje esperando

tu caricia y tu suspiro.

Yo sé que hay princesas tristes

que nunca creerán en cuentos

pero hay tesoros reales

en la voz de los deseos.

Y siempre hay sueños despiertos

en una ilusión perdida,

y un viaje que no acaba

en la amarga despedida.

©Nuria Caparrós Mallart

Registrado en Safe Creative

No podré recordar

 

 

 

41250f3cb20d1e08254fd588bba4fdf6No podré recordar aquella noche

de dos estrellas fugaces en mi pecho.

Lo atravesaste sin tregua ni permiso,

no podré recordar aquella noche

en que mataron tus ojos mis sentidos.

Se quedó ciego un mundo de colores,

y sostuve, en la torpeza de mis manos,

el vuelo de una alondra herida.

Colapsaste el rumbo de mis calles,

bajo un cielo gris, sin día.

No podré recordar el olor de aquella lluvia

 donde se mojaron nuestros labios.

 Corté el hilo de seda entre tus dedos,

maraña que enredó para siempre

 la corta distancia entre dos cuerpos.

No podré recordar porque no quiero,

 te ahogué en la copa que celebró tu nombre.

 Desnudo las horas vacías de recuerdo,

 contemplando en la ventana del otoño

 las mil y una noches deshojadas.

No podré recordar el tibio quejido

de tu suave voz en mi boca,

ni las sombras felices de esos años juntos,

que ahora recorren las paredes agrietadas

en el evanescente adiós de un corazón enjuto.

                                                                                                                       

                                                                  ©Nuria Caparrós Mallart

Registrado en Safe Creative

ÁNGEL POETA

frases-de-ambicion-de-Federico-Garcia-Lorca-01

Mil estrellas te lloraron
y te halló desnudo el alba,
tarde de rayos y espadas
que atravesaron tu alma.

Ángel poeta en la muerte,
poeta y ángel de tierra
a quien Dios bordó en su almohada,
cáliz de vida en Granada.

Que de amor nació tu alma
y de luz blanca y dorada
llenaste libros y vida,
colmaste fuentes sin agua.

Ángel poeta de mar y de tierra,
hijo del sol de tu España.
amante del romancero,
soñador de niñas de agua.

A tu pena negra y a la guadaña,
A tu vida plena y a tus palabras,
Al amor amor de tu pecho en llamas,
y al verde que te quiero verde donde descansas.

Gitano de piel herida,
poeta del río, de pluma y de sangre.
Alma ausente traicionada
y ángel poeta de lluvia descalza.

Soneto besado de rocío,
eco de pasión y tempestades,
silencio divino de tus ojos moros,
poesía de Dios para los ángeles.

 

© Nuria Caparrós Mallart

Registrado en Safe Creative